Términos

1. La casa se reserva el derecho de poder solicitar una parte o la totalidad del pago de la estancia mediante transferencia bancaria. Una vez recibida la transferencia recibirá la confirmación de su reserva. El importe abonado será deducido del total de la factura al finalizar la estancia en la casa. El Importe correspondiente a su estancia se abonará directamente en la casa.

2. Al momento de registrarse se requiere DNI ó pasaporte válido a todos los huéspedes.

3. Si el cliente prefiere un tipo de habitación en concreto debe solicitarlo en el momento de hacer la reserva.

4. La limpieza de las habitaciones ocupadas se realizará cada 2 días. No diariamente, salvo petición.

5. La cocina solo estará disponible si se alquila la casa completa y no, si el alquiler es por habitaciones.

6. Todo niño que no duerma en cuna deberá abonar 15 € por noche, independientemente de si usa cama propia o compartida.

7. Las personas que acompañen a los huéspedes, que vengan “de visita o a pasar el día” deberán abonar un importe de 15 € por persona y día. Debe ser comunicado previamente a la dirección de la casa (Ley INT/1992/2003 de 3 julio), si no, en caso de producirse algún cargo, correrá por cuenta del cliente. Esto es de obligación tanto en alquiler completo como por habitaciones.

8. Cuando se alquile la casa completa, no se incluye en el precio servicios de desayunos ni servicios de limpieza. El huésped depositará una fianza en el momento de entrada, de 150 € que se devolverá íntegramente o en proporción a los posibles daños causados, al día siguiente de la salida y mediante transferencia bancaria (descontando comisión bancaria).

Artículo 12. Efectos de la confirmación de reservas.

1. Cuando un establecimiento haya confirmado una reserva sin la exigencia de anticipo estará obligado a mantenerla hasta las 18 horas del día señalado para la entrada.

2. Si se hubiese abonado alguna cantidad en concepto de reserva, el establecimiento estará obligado a mantenerla vigente sin límite de horario durante el día señalado para la entrada.

Artículo 13. Cancelación.

1. El establecimiento de alojamiento turístico está obligado a informar a la persona usuaria, antes de la formalización del contrato, sobre las condiciones de la cancelación.

2. En todo momento, la persona usuaria podrá desistir de los servicios contratados, teniendo derecho a la devolución de las cantidades que hubiese abonado, debiendo indemnizar al establecimiento según lo establecido en el apartado siguiente, salvo que el desistimiento se deba a motivos de caso fortuito o fuerza mayor.

3. La cuantía de las indemnizaciones será, como máximo, la resultante de aplicar los siguientes porcentajes a la cantidad entregada por el cliente en concepto de reserva:

a) El 50 % si la anulación se hace entre 7 y 4 días de antelación al día previsto para la entrada.
b) El 100 % si la anulación se hace con 3 días de antelación al día previsto para la entrada.

4. Cuando la persona usuaria de un establecimiento lo abandone en una fecha anterior a la prevista en la hoja de admisión, el titular del establecimiento tendrá derecho a percibir el 25 % de los servicios contratados que queden por utilizar, salvo casos de fuerza mayor.

Artículo 14. Disponibilidad de unidades de alojamiento.

1. La persona titular del establecimiento deberá facilitar a las personas usuarias las unidades de alojamiento que tenga disponibles dentro de las que reúnan las características pactadas con el cliente.

2. Cuando las personas usuarias hubieran reservado unidades de alojamiento concretas, con especificación de su número y/o situación, y la empresa las hubiera confirmado, estará obligada a ponerlas a disposición de aquéllas en la fecha convenida, salvo circunstancia de fuerza mayor debidamente acreditada.

3. En el supuesto de que un establecimiento no disponga de habitación individual para la persona usuaria que la solicite, podrá ofertarle una doble, sin que en ningún caso pueda percibir por ella una cantidad superior al 80 % de su precio. Desaparecida dicha circunstancia se pondrá a disposición de la persona usuaria una habitación individual, entendiéndose que de no aceptarla se le podrá facturar en su totalidad el precio de la que viene ocupando, siempre que esta nueva circunstancia le sea comunicada antes del inicio de una nueva jornada.